lunes, 21 de abril de 2014

¿Enseñar como siempre? ¡Enseñar como nunca!



Había una vez un contador de cuentos.
Que contaba historias, ensartando estrellas.
-¡Cuéntame un cuento!- le decían.
Y el contador contaba y colgaba estrellas
 en el cielo antiguo.
Hoy me miras con tus ojos negros
y me pides cuentos.
Y como en el pasado, comienzo a contarte
y a enhebrar estrellas,
para que tus ojos se enciendan
y brillen en mi cielo nuevo.
Mañana, cuando la luna de otra época asome,
también habrá un niño que te pida cuentos,
que te pida historias,
que te pida sueños.
Y heredero de relatos buenos,
contarás los cuentos
encendiendo estrellas en un cielo eterno.
                                                                       
                                                                          Silvia Lorenzati


Mi proyecto memorable:




Condiciones básicas o generales para que un proyecto tenga sentido.
  • Que los alumnos estén convencidos de que es algo que quieren o les interesa hacer.
  • Que tenga un objetivo formativo / educativo.

Condiciones imprescindibles para que un proyecto tenga sentido.
  • Que desarrolle contenidos significativos.

Elementos básicos que deben aparecer en cualquier proyecto.

Una pregunta guía (Driving question)

Una vez planteada la situación, es necesario crear una pregunta hacia cuya respuesta se dirija el trabajo. Debe ser clara, tener una respuesta abierta y conectar con las competencias y conocimientos que los alumnos deben trabajar y adquirir. Por ejemplo en el proyecto "Heredero de Relatos" nos preguntamos ¿Cómo podemos elaborar, presentar y contar los relatos a los chicos de pre escolar?

Dar autonomía a los estudiantes ("voz y voto")

Durante el trabajo, los alumnos tienen que ser los protagonistas: opinar, elegir y tomar las decisiones. No obstante, es necesario adaptar este planteamiento general a la realidad del aula. Así que pueden establecerse diferentes niveles de "autonomía":
  • Nivel más bajo. Puede decirse a los alumnos qué tema tienen que estudiar e incluso como diseñar, crear y presentar los productos finales.
  • Nivel intermedio. Dar una serie de opciones (limitadas) para evitar que los alumnos se vean desbordados por las posibilidades.
  • Nivel alto: Todas las decisiones corresponden a los alumnos, por ejemplo qué producto hacer, qué proceso seguir. Incluso pueden elegir el tema y la pregunta inicial.

Incluir el trabajo de las habilidades / competencias del siglo XXI.

Estas habilidades son: colaboración, comunicación, pensamiento crítico y uso de las nuevas tecnologías.

Investigación e innovación.

La investigación real tiene lugar cuando los alumnos siguen un proceso como este: plantean sus propias preguntas, buscan recursos y responden a esas preguntas, generan dudas y cuestionan, revisan y establecen conclusiones. Esta investigación trae consigo la innovación real: surgen nuevas preguntas, nuevos productos y nuevas soluciones.

Revisión y retroalimentación.

Mientras trabajan, revisan unos a otros sus trabajos tomando como referencia las rúbricas y los ejemplos.
Es necesario enseñar a los alumnos a evaluar el trabajo de otros tomando como referencia las rúbricas. Incluso podemos recurrir a expertos y colaboradores externos para evaluar el trabajo. En nuestro proyecto invitamos a las maestras de Nivel Inicial, valorando su experiencia e idoneidad.

Presentación pública del trabajo.

El ideal es presentarlo no solo a los profesores y compañeros sino trabajar con la idea de un producto que se va a presentar a una audiencia general y que va a ser puesto a disposición de todos.

De aquí pueden derivar diferentes formatos y recursos para poner los productos generados a disposición de todos. En nuestro proyecto, habrá una presentación oral compartida y una presentación en formato digital en la web.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada